Primer intento de traducción/interpretación de una noticia – Uribe se reunió con presidente de Chile para exponerle estrategia de seguridad.


Lee esta entrada escuchando “Brisas de Pamplonita” majestuosamente interpretada por el Trío Colombita (www.colombita.com).

Ahora como Estados Unidos e Israel, también exportamos crimen.

El ex mandatario Álvaro Uribe (judío y esclavo illuminati, al igual que Juan Manuel Santos) se reunió en Santiago con el presidente de Chile, Sebastián Piñera (judío y esclavo illuminati), y expuso su estrategia de seguridad democrática (dictadura camuflada, represión y genocidio) ante distintas autoridades de ese país, que han hecho del combate de la delincuencia (delincuencia: el pueblo empobrecido, embrutecido, adoctrinado, con trabajos de mierda y salarios humillantes o sin trabajo, con hambre y desesperado) una de sus prioridades.

Al término de la reunión celebrada en el Palacio de La Moneda (sede de Gobierno), a la que asistieron ministros, parlamentarios, intendentes y alcaldes (la verdadera delincuencia del país. Faltan los banqueros y empresarios), el ministro chileno del Interior, Rodrigo Hinzpeter (nazi), ensalzó la estrategia de Uribe como un modelo a seguir.

Hinzpeter recalcó que esta reunión se enmarca en el propósito del Ejecutivo chileno de “trabajar inclaudicablemente, con esa persistencia (maquinaria asesina) que tuvo el Gobierno de Uribe”, de aportar seguridad a los chilenos, “especialmente a los más pobres” (traducción: llenar a los pobres de ilusiones de una vida mejor, para posteriormente crearles un shock de baja de moral humillante, siendo completamente decepcionados al entender que dichas mejoras prometidas por el gobierno nunca llegarán, condenar  a los pobres a depender más de la puta caridad, más palo, más represión, más hambre. Fomentando así el rebusque extremo o mal llamado“crimen”. Por otro lado, más oportunidades para políticos, banqueros y empresarios de robar, más dinero para los que ya se limpian el culo con billetes de cien dólares y viajan a regalarle piedritas de la mina 33 a la reina reptil, más control para los que ya lo controlan casi todo, amplitud legal, o sea, impunidad para las fuerzas del estado ( incluyendo las que están al margen de la ley) de actuar contra los pobres del pueblo, más impunidad, fomentando así el verdadero crimen “el ansia, acumulación y monopolización del poder y del dinero”, mal llamado éxito personal, éxito profesional, etc.).

El ministro valoró también la postura del ex gobernante colombiano de vincular la seguridad a los “valores democráticos” (engaña bobos inexistente) y a las políticas sociales (engaña bobos, caridad humillante e inexistente), y recordó que cerca del 60% de los delitos que se cometen en Chile afectan a las personas de menores recursos (todo afecta sólo a las personas de menores recursos “o empobrecidos por las élites y con el beneplácito de los estados, por que todo esta diseñado y montado para que así sea ¿o se habrá ahogado aunque sea una cucaracha en la casa de Ardila Lule este invierno en Colombia?).

“La seguridad no es de izquierda, no es de derecha. La seguridad es de la democracia, es un valor democrático, una fuente de recursos”, (palabras bonitas engaña bobos, la izquierda y derecha son la misma cosa y trabajan para el mismo dios hoy en día) declaró Uribe en una conferencia de prensa que ofreció junto a Hinzpeter al término de la reunión, a la que no asistió Piñera.

El ex mandatario colombiano recalcó además que “la seguridad no es elitista, es universal”, y enfatizó que “los sectores pobres son los más afectados (viniendo de la boca de Uribe, eso es tener mucha sangre fría y ser un cara dura hijo de re mil putas), porque no tienen manera de pagar seguridad privada” (Sonido de cuando se raya un disco y se sale la aguja del surco…. &/%%&·&%, ¡un momento! pero si la seguridad no es elitista y es universal, entonces ¿cómo es que se permite que los ricos paguen por ella y se les brinde? Quien no entienda lo irónicamente delatora de esa mentalidad criminal, racista y excluyente de esa última frase tiene problemas serios de falta del sentido común).

“La seguridad como valor democrático hay que ejercerla con toda transparencia (pero con vidrios polarizados), de la mano de la Constitución. Cualquier violación de las normas hay que sancionarla”, dijo el ex líder colombiano, que durante tres años también encabezó la gobernación del departamento de Antioquia (¿de esto mejor no hablamos no?).

La Política de Seguridad Democrática, eje central de su Gobierno y basada en la lucha militar contra las guerrillas (Traducción: Lucha acérrima por el control del negocio de tráfico de drogas entre Estados Unidos, representado y apoyado por gran parte del estado colombiano (los huevitos que le cuida Uribe a los narcotraficantes gringos que son La CIA), y la guerrilla (o sea, delincuentes y asesinos de medio pelo que juegan con los sentimientos del pueblo y con un discurso comunista, marxista, leninista, izquierdoso. etc. obsoleto, y a los que ya nadie les cree porque están más caídos que teta de gitana), buscó involucrar (embaucar) a toda la sociedad (especialmente a ese cáncer que es la clase media conformista que se cree rica, como mierda y eructa  pollo, mira de re ojo al indio y al negro, todavía utiliza las palabras indio y negro o para ofender o parecer gracioso, pero tiene una mochila Arawaka y le encanta la cumbia, ve el reinado, protagonistas de nuestra tele y el lavadero) en la batalla contra los grupos violentos y extender la presencia de los órganos de seguridad (incluyendo a los que están al margen de la ley) a todo el territorio.

Durante el Gobierno de Uribe, las Farc pasaron a tener de 18.000 a 6.000 miembros, los combatientes del Ejército de Liberación Nacional (ELN) se redujeron a una quinta parte hasta los 500, y 31.000 paramilitares se desmovilizaron (a estas ya de por si falsas estadísticas, hay que restarles los asesinatos extrajudiciales endulzados bajo el jocoso nombre de falsos positivos).

Sin embargo, organizaciones como Amnistía Internacional y Human Rights Watch denunciaron que esos logros se obtuvieron a costa de violaciones a los derechos humanos (¿alguna duda al respecto?), objeciones que les valieron duras críticas por parte del propio Uribe.

El ex presidente se encuentra en Chile desde el jueves, cuando participó en una cena encabezada por Piñera a la que también asistieron los ex gobernantes José María Aznar, de España, y Jorge Quiroga, de Bolivia, así como el Premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa (jajaja, Uribe, Piñera, Aznar y el vendido mamarracho despreciable de Vargas Llosa, que más se puede decir por dios).

Además, los cuatro ex mandatarios y el laureado escritor peruano intervinieron ayer en un seminario sobre “El futuro de la libertad en un mundo global” (El futuro de la esclavitud en el nuevo orden mundial), organizado por la fundación conservadora Libertad y Desarrollo (fundación financiada con dinero illuminati).

Antes de exponer hoy sobre su política de seguridad, Uribe sostuvo un encuentro privado con Piñera (esta fue la verdadera reunión. Lo otro, todo lo que se hace cara a la luz pública y se distribuye en los medios de defecación masiva es una pantomima lava cerebros, contentillo para borregos esclavizados), del que no trascendieron detalles y en el que también participaron el canciller chileno, Alfredo Moreno, y el embajador de Colombia en Chile, Santiago Figueroa (¡claro que no trascendieron los detalles de esta reunión!, si eso pasara, habría una revolución al instante, e incluso se me ocurre que ni eso, las cosas que se tratan a puerta cerrada son tan dementes, que la gente tal vez simplemente no lo creería, al borrego le encanta seguir con los ojos vendados porque es más cómodo).

Noticia tomada de El Espectador.com (vínculo)

¿Se me chamuscaron los cables con el análisis? ¿Usted que opina? ¿Cambio de jíbaro?

A %d blogueros les gusta esto: